Profesionales del IACS y el IASS han colaborado en la revisión de este protocolo

El Protocolo de Buenas Prácticas en el uso de las sujeciones en el ámbito domiciliario y en los centros asistenciales sociales y sanitarios ya está a disposición de los profesionales y cuidadores de personas en situación de dependencia en los domicilios.

Profesionales del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) y del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) han colaborado en la revisión de este protocolo de buenas prácticas, que tiene como objetivos generales promover buenas prácticas en centros de atención social, centros sanitarios y en los domicilios, así como fomentar el respeto de los derechos de las personas usuarias que por motivos de salud, discapacidad y/o dependencia, pueden necesitar medidas de contención o de limitación/restricción de la libertad de movimientos, y acordar los principios éticos (autonomía, beneficencia, dignidad y no maleficencia) con la práctica de las sujeciones.

Esta actualización también busca fomentar la utilización de medidas alternativas a la sujeción física que favorezcan la disminución de su uso, proporcionar a los profesionales de los servicios sanitarios y sociales los conocimientos y pautas que garanticen una adecuada utilización de la sujeción física en caso necesario, proporcionar conocimientos y pautas de actuación al personal que realiza cuidados profesionales y a familiares que lo hacen en el entorno domiciliario, establecer y unificar criterios y pautas de actuación en la aplicación de la sujeción física, garantizar la seguridad de los pacientes y de la persona que realiza los cuidados, y adecuar la práctica de sujeción física al cumplimiento de la normativa legal.

“Es un ejemplo de colaboración entre los dos sistemas que se nos está demandando por parte de la sociedad y también aborda uno de los problemas más graves que tenemos en materia de asistencia a las personas mayores y en situación de dependencia, que es quizás el excesivo uso que se hace de las sujeciones a estas personas” ha señalado el director del IASS Joaquín Santos.

El protocolo va dirigido a profesionales sanitarios y no sanitarios que trabajen con personas en situación de dependencia o con necesidad de cuidados de forma temporal o permanente, además de familiares y no familiares que realizan los cuidados de personas en situación de dependencia en el entorno domiciliario.

En el texto se exponen una serie de actividades, procedimientos y la descripción de los dispositivos de sujeción y sus riesgos. Además, se proponen los modelos para el registro de la indicación médica, el consentimiento informado de la persona usuaria o familiar y la comunicación al juzgado, en caso necesario.

Este documento pretende tener un carácter de norma que se implementará en los centros sociales de responsabilidad pública, así como en todos aquellos acreditados que formen parte del sistema público. El objetivo es que ninguna persona sea privada de su autonomía en los centros o en los domicilios sin su consentimiento y sin que esta privación esté plenamente justificada. 

Más información.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »