CHINA

Resultados:

Se realiza un análisis de los patrones de transmisión de la enfermedad mediante parámetros de interacciones sociales. Se desarrolla un modelo computacional en forma de matriz para estudiar las interacciones entre poblaciones de distintas edades y situaciones cotidianas (colegios, trabajo, lugares públicos, etc.). Este modelo se replica con los datos de seis ciudades chinas, entre ellas Wuhan. El análisis producido es tanto retrospectivo, para analizar el comportamiento del virus en los brotes de febrero, como prospectivo, para informar las políticas de desescalada y vuelta a la actividad. Los resultados confirman que el día con mayor riesgo de contagios en Wuhan fue el 11/02. En cuanto a los planes de vuelta a la actividad, se propone una vuelta gradual (que se concreta en una reducción del PIB en torno al 12%) con todas las medidas de protección posibles, este plan intermedio logra la mitigación de riesgos y la recuperación gradual de la actividad económica.

 

Conclusiones:

Resulta esencial estudiar las dinámicas de interacción entre personas, ya que han sido un factor clave en la expansión del virus. Estas dinámicas se suelen producir en entornos concretos y entre personas de determinadas edades. Conocer cómo funcionan estas interacciones y su relación con la propagación del virus es imprescindible para poder informar las nuevas políticas de desescalada.

 

Referencias bibliográficas:

https://www.thelancet.com/journals/eclinm/article/PIIS2589-5370(20)30098-5/fulltext

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies