EUROPEAN TASK FORCE ON ATOPIC DERMATITIS

Resultados:

Se trata de una carta al editor escrita por el Grupo de Trabajo Europeo sobre Dermatitis Atópica (ETFAD). Ofrecen recomendaciones sobre el manejo de la dermatitis atópica durante la pandemia del coronavirus COVID-19.

Recomendaciones para los pacientes con dermatitis atópica tratados con terapia inmunomoduladora:

  • Continuar todos los tratamientos inmunomoduladores, incluida la terapia inmunosupresora, ya que las exacerbaciones de las enfermedades subyacentes pueden tener un gran impacto negativo en la inmunidad de los pacientes.
  • Seguir estrictamente las recomendaciones para los pacientes de riesgo emitidas por las autoridades sanitarias locales de cada país europeo.
  • Observar cuidadosamente los procedimientos higiénicos utilizando el lavado de manos y los desinfectantes. Los sustitutos de jabón no irritantes deben utilizarse de la misma manera que se indica para el jabón. Las cremas hidratantes deben aplicarse después.

Consideraciones sobre las comorbilidades de la dermatitis atópica y la pausa de la terapia sistémica en pacientes infectados por el SARS-CoV-2:

  • Los pacientes diagnosticados con la enfermedad coronavirus (COVID-19) deben someterse primero a una evaluación interdisciplinar. La terapia inmunomoduladora puede o no ser interrumpida, de acuerdo con las directrices actuales sobre infecciones activas y terapia sistémica.
  • Los medicamentos inmunomoduladores utilizados para el tratamiento de la dermatitis atópica también afectan a la gravedad de comorbilidades como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la esofagitis eosinofílica, enfermedad renal y alergias graves. La terminación abrupta de un régimen de tratamiento sistémico estable puede conducir a exacerbaciones de la dermatitis atópica y a dichas comorbilidades.
  • Si fuera necesario interrumpir el tratamiento sistémico, se debe suministrar a los pacientes terapia tópica en abundancia para prevenir los brotes hasta que se pueda restablecer la terapia sistémica.
  • Los pacientes con dermatitis atópica grave y complicada deberían ser tratados idealmente en un centro terciario especializado.

 

Posibles interacciones de la dermatitis atópica, sus complicaciones, las terapias inmunosupresoras e inmunomoduladoras con COVID-19:

  • La dermatitis atópica grave y no tratada es un factor de riesgo conocido para la diseminación de enfermedades víricas dermatológicas. Por otro lado, muchos agentes inmunomoduladores sistémicos convencionales, como la ciclosporina, pueden interactuar con los mecanismos de defensa contra enfermedades virales. Actualmente no se conoce cómo el SARS-CoV-2 afecta a los pacientes con dermatitis atópica y específicamente a los que están en terapia inmunomoduladora.
  • Otras infecciones víricas, como el eccema herpético, observadas en pacientes con dermatitis atópica pueden servir como modelo para estimar el manejo de la infección SARS-CoV-2, pero las conclusiones son limitadas.

 

Se recomienda a los especialistas estar atentos a las actualizaciones de las directrices internacionales y locales, a través de las webs de las autoridades sanitarias y la página de la OMS.

 

Conclusiones:

Recomendaciones para los pacientes con dermatitis atópica tratados con terapia inmunomoduladora:

  • Continuar todos los tratamientos inmunomoduladores, incluida la terapia inmunosupresora, ya que las exacerbaciones de las enfermedades subyacentes pueden tener un gran impacto negativo en la inmunidad de los pacientes.
  • Seguir las recomendaciones ofrecidas por las Autoridades Sanitarias, aquellas generales sobre la higiene y comportamiento y la ofrecida para grupos de riesgo.

 

Consideraciones sobre las comorbilidades de la dermatitis atópica y la pausa de la terapia sistémica en pacientes infectados por el SARS-CoV-2:

  • El paciente debe ser valorado por un grupo multidisciplinar. La terminación abrupta de un régimen de tratamiento sistémico estable puede conducir a exacerbaciones de la dermatitis atópica y a dichas comorbilidades.
  • Si fuera necesario interrumpir el tratamiento sistémico inmunomodulador, se debe suministrar a los pacientes terapia tópica en abundancia para prevenir los brotes hasta que se pueda restablecer la terapia sistémica.
  • Los pacientes con dermatitis atópica grave y complicada deberían ser tratados idealmente en un centro terciario especializado.

 

Posibles interacciones de la dermatitis atópica, sus complicaciones, las terapias inmunosupresoras e inmunomoduladoras con COVID-19: No hay suficiente información en la actualidad que permita conocer cómo puede afectar a pacientes con dermatitis atópica, específicamente los tratados con tratamiento inmunomodulador, la infección con SARS-Cov-19.

 

Referencias bibliográficas:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32223003

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies