REINO UNIDO, RELEVANTE

Resultados

Serie de casos de 58 niños (33 niñas y 25 niños; mediana 9 años [IQR, 5.7-14] rango entre 3 meses y 17 años; 40 [69%] eran de raza negra o asiática) de 8 hospitales en Inglaterra ingresados entre el 23 de marzo y el 16 de mayo de 2020, que cumplieron con los criterios de síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico asociado al COVID-19.

Comparan las características clínicas con pacientes con enfermedad de Kawasaki (EK) (n = 1132; mediana 2.7 años [IQR, 1.4-4.7]), síndrome de shock EK (n = 45; mediana 3.8 años [IQR, 0.2-18]), y síndrome de shock tóxico (n = 37; mediana 7.4 años [IQR, 2.4-15.4]) en hospitales de Europa y EE. UU entre 2002 a 2019.

15 de 58 pacientes (26%) dieron positivos en COVID-19, y en la prueba de IgG en 40 de 46 (87%).

Todos los niños presentaron fiebre y síntomas inespecíficos, incluidos vómitos (26/58 [45%]), dolor abdominal (31/58 [53%]) y diarrea (30/58 [52%]). La erupción estuvo presente en 30 de 58 (52%), y la inyección conjuntival en 26 de 58 (45%) casos. La evaluación de laboratorio fue consistente con una inflamación marcada por proteína C reactiva (229 mg / L [IQR, 156-338], evaluada en 58 de 58) y ferritina (610 μg / L [IQR, 359-1280], evaluada en 53 de 58).

De los 58 niños, 29 desarrollaron shock (con evidencia bioquímica de disfunción miocárdica) y requirieron apoyo inotrópico y reanimación con líquidos (incluidos 23/29 [79%] que recibieron ventilación mecánica); 13 cumplieron con la definición de Kawasaki de la American Heart Association, y 23 tuvieron fiebre e inflamación sin características de shock o Kawasaki. 8 (14%) desarrollaron dilatación de la arteria coronaria o aneurisma.

La comparación entre síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico asociado al COVID-19 con EK y con el síndrome de shock EK mostró diferencias en las características clínicas y de laboratorio, incluida la edad avanzada (mediana 9 años [IQR 5,7-14] frente a 2,7 años [IQR 1,4-4,7] y 3,8 años [ IQR 0.2-18], respectivamente), y una mayor elevación de los marcadores inflamatorios como la proteína C reactiva (mediana 229 mg / L [IQR 156-338] frente a 67 mg / L [IQR, 40-150 mg / L] y 193 mg / L [IQR, 83-237], respectivamente).

 

Conclusiones

Los casos de síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico asociado al COVID-19 generalmente ocurrieron en niños mayores que aquellos con síndrome de shock EK y EK, y con diferentes características de laboratorio.

Cuando los casos de síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico asociado al COVID-19 con aneurismas de las arterias coronarias se compararon con los casos de EK previos a COVID-19 que desarrollaron aneurismas de las arterias coronarias, los niños con síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico asociado al COVID-19 tendieron a ser mayores, a tener inflamación más intensa y a niveles más altos de marcadores de lesión cardíaca, sugiriendo que estas son 2 entidades separadas y que el tratamiento para síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico asociado al COVID-19 puede necesitar ser diferente al de EK. Varios biomarcadores, incluidos los niveles de PCR, ferritina, troponina y NT-proBNP pueden ser útiles para predecir la progresión de la enfermedad.

 

Referencias bibliográficas:

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32511692/

——–

Volver a página principal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies